Club de ciclismo MTB+ROAD.
Rivas, Madrid, ESPAÑA
thinkbikerivas@gmail.com


13 sept. 2012

Y van dos

Nuestro Filípides es IRONMAN, por segunda vez. En esta ocasión en tierras danesas, en el Challengue Copenhagen 2012, donde mejoró en casi dos horas la marca de su bautismo en Salou. Doce horas en el agua, sobre la bici y corriendo. Todo un titán, un súper hombre, un hombre de hierro. En esta crónica nos cuenta su reto, su experiencia, sus sentimientos. No pares, hermano, no pares.
20x30-CCDI2367
Como es costumbre tras la consecución de un logro de tamaña magnitud, queda narrar en forma de prosa lo que a uno se le viene a la cabeza. En fin este relato va por y para todos ustedes porque de alguna manera o de otra habéis intervenido en la historia de esta aventura. Quede esta crónica en los blogs correspondientes como resumen de mi experiencia en este IM2012.

En esta batalla, como bien sabréis uno no puede estar solo. En mi caso debo hacer mención de muchos nombres, pero lo haré primero de forma muy especial, a mis dos escuderos, compañeros, amigos y hermanos: José Manuel y Pedro, ambos son únicos. El primero por la compañía en todas estas semanas de entreno, un tipo genial donde los haya, por saber estar cuando hay que estar, y al que solo le debo admiración, cariño y respeto por ser como es, su gesto de entrada en meta, para con quien le trajo a este mundo, es inenarrable. Su familia presente y ausente seguro que estarán mas que orgullosos de el.

El segundo, es mi maestro, el sabio hermano que te enseña, y del que aprendes mucho y muy bueno siempre, y del que no quieres separarte nunca. La hispánica expresión de "ese tío tiene dos cojones" fue creada sin duda para tipos como el. En breve su libro "Become an Ironman without training last four weeks" será un bestseller. Ambos fueron héroes en Dinamarca, su gesta puede quedarse en ambos casos sin apelativos, y su amistad estará presente en mi vida para siempre.

Igualmente, quiero dar gracias al resto de amigos, compañeros de equipo, Pegasos y THINKeros, Sr. De Pedro, ese Presi que nos tiene tan bien aconsejados, mis padres, ellos son mis auténticos Ironman y IronWoman, mi hermano, el zorro mas veloz y demás familiares que me han arropado en todo esto, durante este tiempo, y a aquellos que entre todos estos en un derroche de amistad y apoyo me han acompañado en mi periplo danés (Carlos, Helga y Helena, THX). Gracias por su puesto a mis tres cachorros por cruzar la meta de la mano de un padre feliz y orgulloso. Por ultimo en este apartado quiero agradecer a Fernando, mi socio y amigo, su incondicional apoyo todas las mañanas y tardes, sus palabras "¿qué tal tu entreno ayer?", o "vete ya, que no llegas a entrenar" entre otras, han sido de gran ayuda.

La mención extraordinaria, se la lleva mi mujer, LAURA, porque sin ella esto, al igual que el resto de mi vida, seria imposible y no tendría sentido. Solo puedo intentar esforzarme por ser igual de agradecido y generoso, como ella lo es conmigo. Su compañía y apoyo no tiene precio, y esas casi dos horas ganadas al crono, no han sido sino el fruto por las ganas por ver su cara al llegar a la meta. Si sigue así la próxima nos vamos todos a Hawái, ;).

La verdad, siempre he sido un tipo "curioso" por aquello de querer entender el por qué de las cosas, pero en este caso la razón, por lo menos la mía, no llega a entender el por qué más de 2.000 personas se plantan en la línea de salida de un Ironman, en este caso el de Copenhague. Solo si uno atisba hasta donde puede llegar la pasión por este deporte y por el reto que supone finalizar esta prueba, concluye en adivinar o dar un sentido a todo esto.

Desde el momento que uno toma la decisión de inscribirse en esta titánica odisea, en mi caso soy reincidente, empieza a darse cuenta de todo lo que acarrea en varios aspectos: logística, agenda, preparativos, entrenos, alimentación,... En fin, muchos quebraderos de cabeza y sacrificios individuales y colectivos, que solo con disciplina y tesón pueden solventarse, amén de un bolsillo que de forma sacrificada ve reducir su tamaño (y en los tiempos que corren) Cualquier ser humano "racional" pensaría que si queremos hacer esto, y además pagamos, es porque estamos borrachos cuando nos inscribimos, o porque hemos perdido el juicio, es decir, estamos locos.

Dado que mi raciocinio y pasional manera de entender este deporte solo alcanza a compararlo con conseguir una medalla olímpica, ganar un gran slam,..., algo que por desgracia yo no conseguiré, o con ollar la cumbre de un ocho mil, algo relativamente a mi alcance (todo llega), pero que por desgracia se ha banalizado puesto que no todo el mundo tiene el espíritu montañero necesario para calibrarlo, solo me queda pensar que el Ironman, es un suicidio colectivo. Digo esto porque esos últimos 500 metros, que se supone harán que termine tu penitencia (en mi caso me gustaría que esos, en concreto esos, no finalizasen nunca), el sentir la GLORIA tan cercana, el tener a tus pies una ciudad entera, el tocar con la punta de los dedos el cielo, el dar las ultimas zancadas de la mano de tus seres queridos, esas sensaciones no las cambio por nada. Y no quiero que acaben nunca. Entendería por tanto que esos mas de 2.000 "locos" que se ponen el mundo por montera durante esos segundos, no quisieran que terminasen esos últimos metros nunca, lo cual supondría un "suicido colectivo". Así entiendo las lagrimas de los vencedores, no son lagrimas por llegar a la meta son lagrimas por perder la oportunidad de seguir en ese éxtasis final.

Solo aquellos que hayan recorrido esos últimos 5 hectómetros, aquellos que se hayan planteado el reto y/o lo hayan logrado, podrán entender esta incoherencia, entre nuestro instinto de supervivencia y el querer "matarnos" por seguir soñando un sueño tan fantástico como es llevar hacia el infinito ese numero imborrable en nuestras vidas, ese 226 que queremos estirar tanto tanto, que solo nos lleva a pensar en cuando y donde volveremos a querer suicidarnos.

Como en mi crónica del Extreme Man Salou 2011, este año, tras completar el Challengue Copenhagen 2012, la conclusión es la misma: DON'T KNOW WHERE, DON'T KNOW WHEN, BUT I'M SURE I'LL REPEAT.
GRACIAS A TODOS. BESOS Y ABRAZOS.

Filípides en Facebook, y en Twitter: @AGRANDE226.

20x30-CCEB1192 20x30-CCDS3146 20x30-CCDW3230 20x30-CCDM1434 20x30-CCDT0344 20x30-CCDR1167 20x30-CCEA1281 20x30-CCDW3705 20x30-CCDJ1584

0 comentarios:

Licencia de Creative Commons
Este blog y todo su contenido está bajo una licencia de Creative Commons.