Club de ciclismo MTB+ROAD.
Rivas, Madrid, ESPAÑA
thinkbikerivas@gmail.com


6 mar. 2010

Los Embalses

Aunque un poco tarde, pues ya han pasado 5 días desde que se celebró la duodécima edición del Rally Los Embalses, os contaré algo de lo que por allí nos sucedió a Zorro, Peli, Gallo y Maigo. Lo primero es denunciar que la organización dejó algo, por no decir bastante que desear: no estaban señalizadas las bifurcaciones, nos perdimos constantemente, cuando llegamos al avituallamiento lo habían quitado porque creían que ya había pasado todo el mundo (y tras nosotros aparecieron 6 bikers, y al rato un grupito de otros 6 de BAD que llegaron por un camino distinto al nuestro, porque también se habían perdido). Sin agua (hizo calor) seguimos, y al llegar a una pista nos unimos a un pelotón más numeroso. De repente, empezamos a cruzamos con otros que iban por la misma pista, pero en sentido contrario al nuestro, y todos nos mirábamos con cara de “¿¿¿????”, así que paramos y nos juntamos otros 40 a dilucidar por donde sería. Finalmente, encontramos a gente de Protección Civil que buscaban a un Audi negro que había volcado, y la conversación era la risa: “Pues no, no, no hemos visto el Audi, por cierto… <<¿pá Galapagar por donde se va??>> “, y así fuimos el grupo, cruzando pueblos que no sabíamos si estaban en la carrera o no, entre ellos Colmenarejo, y cuando llegamos al embalse, se veían ciclistas yendo por la orilla de enfrente. Al final, y tras varias averías que nos obligaron a parar más de lo deseado, llegamos a meta, pero en general con un mal sabor de boca porque no hicimos hecho el recorrido oficial, ni pasamos por todos los lectores de chip. Nos dijeron que habían quitado uno porque no pasó ni el 30% de los participantes. Hubo mucha gente que reclamó y firmó un escrito, y otros que pedían que le devolvieran el dinero. Nos contó una de la organización que habían puesto las señales dos días antes, y que el viento se las llevó. Otro me dijo que si los cazadores las habían movido… En fin, lo cierto es que todo era evitable, porque si a las 8:00 se reparten en grupos y recorren la ruta, podían haber repuesto las señales perdidas y hubiera sido un éxito. Como no todo es malo en esta vida: hizo un día perfecto, sol y hasta calor. La participación fue bastante baja (la gente se asustó con la de la "borrasca perfecta"). Mucho barro, caminos que se habían convertido en ríos, pero no era el tipo de barro pegajoso, tenía tanto agua que era más bien “puche”. Constantemente cruzábamos vaguadas repletas de agua. Éramos como la real sinfónica de Viena, pues con tanto barro todas las bicis “cantaban” ñiqui ñiqui, o raca raca al que adelantas, o piiiirri piiiirrri el que llevas al lado, y el de detrás cambia de piñón: claca claca claca CLAC. Otra cosa buena es que pusieron una karcher para quien quisiera desembarrar un poco. Al final nos esperaban deliciosos bocadillos de tortilla y panceta, y todo tipo de bebidas, y como no había mucha gente, nos pudimos tomar 2 y algunos hasta 3. La ruta fue preciosa, en especial en el primer tercio, como para repetirla algún día por nuestra cuenta.

1 comentarios:

Licencia de Creative Commons
Este blog y todo su contenido está bajo una licencia de Creative Commons.