Club de ciclismo MTB+ROAD.
Rivas, Madrid, ESPAÑA
thinkbikerivas@gmail.com


27 sept. 2010

La primera del otoño, 26 de septiembre

También lo podíamos haber titulado ¿frío, quién dijo frío?

Otra vez ayer y ya van unas pocas, los tres jinetes han cabalgado solos: Cebo, Gallo y Trípode, y mira que intentamos que pudiéramos salir todos y realizar una jornada multitudinaria fuera de los caminos habituales, pero ni por esas.

Hoy teníamos planeado pasar la mañana en los montes de la sierra madrileña, para lo cual quedamos a las 07:30h para cargar las bicicletas en el coche de Gallo A las 09:00h llegamos a nuestro punto de salida, al principio de la carretera del hotel la Barranca, cerca del pueblo de Navacerrada por la C 607, donde dejamos el coche. Después de desayunar unos donuts emprendimos el camino accediendo por la carretera (para calentar, el termómetro marca 5ºC), pasando por el parque de Bomberos de Navacerrada y el antiguo Hospital del Ejército del Aire, hasta llegar realmente al inicio de nuestra aventura: la pista que sube al mirador de las Canchas.

Como ya conocerán algunos, se trata de una pista de tierra en muy buen estado por la que transitan numerosos excursionistas amantes de la naturaleza y que realizan esta ruta para llegar bien a los picos cercanos, bien para llegar al pico de la Maliciosa, bien hacer la ruta circular y coronar en el mirador de Las Canchas o como nosotros: aventurarnos en llegar a Navacerrada y ya que estamos puestos, acercarnos a la Bola del Mundo.

Una vez atravesada la barrera comenzamos la ascensión dejando a nuestra derecha un pequeño embalse con una estampa preciosa, es aquí donde la pendiente se empieza a notar aunque en esta zona todavía es moderada. clip_image002[4]

Archivo de Trípode

Pasada la primera fuente de agua helada, comienza a pronunciarse la pendiente y se empieza a sufrir, cada vez la cima está más cerca, pero consecuentemente, el perfil se acentúa, calculo que en algunos tramos se puede aproximar al 12%. Hemos perdido de vista a Gallo, comenzó en plato mediano y no ha bajado el ritmo en ningún momento, nosotros subimos ligeros pero no como él.

Después de llevar pedaleados unos 7 Kms, coronamos la pista llegando al Mirador de las Canchas, desde donde podemos ver la Bola del Mundo enfrente de nosotros y todo el valle con los embalses de Navacerrada y el de Santillana incluso llegamos a ver las 4 torres de Madrid, fotos y camino hacia Navacerrada, por la famosa ruta de “la tubería” que podéis ver en las fotos y que acompaña a los osados clip_image004[4]clip_image006[4]

Mirador de las Canchas: Trí, Gallo y Cebo Gallo en el Mirador

excursionistas durante todo el ascenso.

Esta subida se nos hizo de lo más tortuosa pues está llena de raíces, piedras sueltas y la dichosa tubería atravesándose de un lado a otro una y otra vez, ahora comprendo porqué cada vez que he consultado la ruta en los foros, siempre hablaban de descenso, pues que se entere todo el mundo, nosotros hemos realizado el recorrido EN SENTIDO ASCENDENTE, CON PIÑÓN PEQUEÑO Y PLATO GRANDE y la bici al hombro, claro, durante aproximadamente el último Km pues realmente el camino es intransitable en este sentido.

clip_image008[4] clip_image010[4]

Cebo y Gallo Empieza la bajada a Navacerrada

Por fin llegamos a la Peña Horcón (1870 m), donde vemos un grupo de excursionistas que han llegado caminando desde Navacerrada, unos metros antes de coronar, nos sorprende la indumentaria del grupo: ropa de pleno invierno, capuchas, gorras, guantes, etc. pero, claro tenía una explicación evidente, arriba soplaba un viento casi huracanado y frío, que hacía que el sudor provocado por del sol que habíamos tenido durante el ascenso, se hiele y se nos meta hasta los huesos.

clip_image012[4]clip_image014[4]

Gallo Cebo

clip_image016[4] clip_image018[4]

Trípode El valle

Tiritando, descendemos a gran velocidad, pues el camino lo permite, hasta la estación de esquí de Navacerrada (1837m).clip_image020[4]

http://www.azcola.arrakis.es

clip_image022[4]clip_image024[4]

Peña Horcón Cebo y Gallo Bajando a Navacerrada

Por fin emprendemos la última parte del recorrido, llenos de entusiasmo cogemos la pista de cemento que discurre bajo los telesillas y que sube hasta nuestra meta. En nuestro recorrido podemos leer el nombre de los grandes del ciclismo que unos días antes subieron por este mismo camino y que nos dan aliento para seguir tirando por estas rampas que oscilan entre el 15% y el 19%. También contamos con el apoyo de algunos domingueros (con todo el respeto) que suben andando por el mismo camino, es un recorrido de unos 3 Km. con un desnivel de 420 m ya que la cima se encuentra a 2257 m de altitud.

clip_image026[4]clip_image028[4]

Cebo subiendo a la Bola del Mundo

El camino cada vez es más pesado y vemos como otros ciclistas se quedan en el camino o suben tirando de la bici, el frío es intenso ( en la estación de esquí el termómetro marcaba 6ºC ), pero ahora seguro que hay alguno menos, para colmo el viento se acentúa y nos castañean los dientes. Gallo, como de costumbre, tira para arriba dejándonos a Cebo y a mi muy, pero que muy atrás, le vemos a lo lejos, ya que le queda poco para llegar a la cima, intentamos seguirle, pero de pronto veo que el pulsímetro marca 178, lo dejo, estamos a unos 500m de la gloria pero me da miedo, me bajo de la bici y espero a Cebo que viene unos pocos metros detrás, está de acuerdo, estamos muertos de frío y lo mejor será esperar a que baje Gallo, en un lugar resguardado del viento. Mientras esperamos nos entretenemos con unos bocatas de chorizo que llevaba en la mochila como sorpresa y que esperaba que pudiéramos comer los tres juntos con la Bola del Mundo detrás. Tristemente, no ha podido ser.

clip_image030[4]clip_image032[4]

Gallo bajando de la Bola del Mundo Fin de la etapa Cebo, Gallo y Trípode

Por fin baja Gallo y comenzamos a descender por la pista, a buena velocidad, pero con cuidado, hay mucho personal y además las curvas son muy cerradas y con la pendiente, los frenos van a tope. Junto a las taquillas del telesilla, tomamos el sol al resguardo y Gallo da debida cuenta del bocata mientras entramos en calor. Ahora toca volver ¿cómo lo hacemos?, pues lo más rápido posible para no seguir cogiendo más frío por lo que lo hacemos por la carretera, alcanzando los 69 Km/h en el caso de Cebo y los 64 nosotros dos. Hemos llegado al coche, después de 3 horas y media hay que brindar por la aventura por lo que cual mago Tamariz saco de la nevera portátil que llevaba, una litrona, ante los ojos incrédulos de Gallo y Cebo, ¡¡¡ SALUD AMIGOS !!!

0 comentarios:

Licencia de Creative Commons
Este blog y todo su contenido está bajo una licencia de Creative Commons.